lunes, 7 de marzo de 2011

CARTA ABIERTA AL ENIGMA ( 5 ) / Cuento de José Ignacio Restrepo


LOS OTROS NOMBRES DEL MUERTO ( 5 )
por
José Ignacio Restrepo

Ç

Se despidió de los dos. La abuela se había muerto hacía dos años y él no se enteró, por estar ocupado en su vivencia, ahora podía llamarla así, casi graciosamente, su vivencia, experiencia formativa que nos lleva del punto A hasta el B, dejándonos más plenos, más construidos, más dueños de sí mismos. Fabián lo abrazó de una forma amorosa y respetuosa al mismo tiempo, como si quisiera recorrer todos los pasos entre la necesidad incompleta y la completa saciedad, de uno en uno, y no de un envión como manda el instinto. Luego, fueron los ojos posados cono naves viajeras en mitad del mar, los del muchacho en los de él, casi de forma romántica, es decir, en la forma amorosamente expresiva en que se miran los que están prendados uno del otro, y no conciben allí la mortificación ni el desánimo que contiene el saber que unos segundos después ya no estarán mutuamente absortos en semejante y única delectación.
En el taxi, percibía al conductor observando por el espejo su cara de dicha inigualable, el gesto maravillado de haber podido vivir y compartir, instantes de absoluta felicidad, que se tiene ya como un bien inmerecido después de haber olvidado casi como se siente.
- ¿Es su hijo? – le preguntó el conductor amablemente…
- Si, es mi hijo, ni único hijo. – Samuel se sorprendió de querer conversar con un desconocido tan pronto fue interpelado…
- Es ya un señor. Tiene su misma estatura…
Si, Fabián había alcanzado su estatura, pero le había superado en tantas otras asignaturas, ya un señor repujado con nobleza en el cuerpo perfecto de ese niño espléndido. Las lágrimas de agradecimiento con la vida, le salían ya imparablemente y el conductor guardó silencio, incapaz de entender a su pasajero y sin deseo de hacerlo.

n

Al llegar, mientras le pagaba el importe, Samuel tuvo unas palabras de más para con el taxista…
- Estuve en la cárcel mucho tiempo, pero mi hijo me ha dado hoy una gigantesca lección de reconciliación con la vida…Que no pensaba recibiría de alguien tan joven, ¿me comprende? Por eso las lágrimas…
- Pensará que estoy loco, pero supuse que algo así les había reunido hoy…De pasar tantas horas reunido con personas desconocidas, de aquí para allí, conectando almas con sentimientos, asistiendo a uniones, disyunciones, plazos y enturbiados exilios que nadie merecía, viendo sacar, entrar y volver a sacar las maletas, uno al final se vuelve en una especie de interpretador del espíritu humano…Espero recuperen y prolonguen lo que la viada les brinda como nueva oportunidad…
Con la devuelta en su mano, se quedó allí, y cuando el carro ya desaparecía en la distancia se dio cuenta que uno tiene amigos desconocidos por todas partes. Recordó a Gómez, el guardián que se convirtió en su amigo, mientras le deba clases para que mejorara su aptitud lectora y operativa. Mientras entraba a su piecita enhebró con éxito unas palabras en su nombre y por el taxista que lo trajo, y las lanzó al viento de su alcoba sencilla, para que buscaran ellas solas al Altísimo.

p

* * *
El martes, Lucía recibió la gratísima noticia de su nombramiento como fiscal en pleno. En la tarde, se reunió con Samuel para celebrar en un lugar tranquilo cerca de donde se habían conocido. Él ya estaba allí cuando ella llegó, un tanto apurada por el corto retraso.
- Ay, Samuel, estaba todo hecho un desastre, todos mis amigos querían celebrar, y casi no puedo librarme sin causar un mal momento. Tú me comprendes, ¿Cierto?
- ¡Pero como no hacerlo! Yo también estoy feliz por ti, se te están de alguna forma pagando tantos años de esfuerzo de trabajo denodado…

j

Con los abrazos y sin saberlo, llegó el primer beso entre ambos, un poco desbordado por la situación y sin el toque romántico que supone esta caricia especial, la primera vez. Pero ese beso, es también una puerta para los demás, los que siguen, los que han aguardado pacientes en esa penumbra húmeda y vital, que ya es de ambos pero no tiene aún nombre alguno. El lugar se volvió mucho más íntimo con la caída de la noche, y a la felicidad por la promoción laboral de ella, vino la ya nacida preocupación de Samuel por responderle los interrogantes sobre su pasado, que se habían quedado esperando otro momento, este momento, en que la estructura había superado ya la coyuntura y era evidente que lo que tenían no era apenas un deslumbramiento, como en el primer momento cualquiera piensa sobre encuentros entre dos…
- Si, la condena se redujo por buena conducta…Y por eso estoy aquí, contigo, hablando de mi historia en mitad de la historia misma…
- …Lo que me hace profundamente feliz…
- Pero, sigo sin encontrar esa aguja en el pajar, que me lleve a la familia del muerto, y eso me tiene con el ánimo bajo, mejor dicho, no me siento capaz de cerrar este amplio círculo sin dejar claro a quien haya sufrido, que yo no causé esa tristeza tan grande, que fue solamente una fatal circunstancia, y que yo también sufrí de manera inmerecida, porque a veces pasan cosas que solo nos tienen de actores, nada más, principales o secundarios, sólo llegamos a esos momentos a cumplir una cita que luego nos expulsa lejos, sufrientes eternos por haber llegado a cumplirla a tiempo…

black_and_white_dreaming_by_orzz

- Voy a ayudarte a encontrar la puerta adecuada para esta llave que tienes en tus manos. Deja que mueva ahora las fichas que tengo y ya vas a ver, cómo resolvemos esto, ojos de ángel, ya decía yo que en este mundo todo encuentro tiene su razón de ser antes que ocurra, aquí va a tomar vuelo nuestra historia de amor, en este ciclo de tu vida difícil llegué yo a suavizarte el tedio de los años pasados y a cambiártelo por días de promesa y felicidad sin límites…
Samuel se quedó mirándola, en la penumbra de ese sitio, al que había entrado sonriendo un poco por su dulcísimo nombre, y que en este momento, tras dos horas de reunión adquiría su consonancia y su valor en oro, Mi Pedacito de Cielo, que nombre para un pequeño bar, algo más que solo otro punto de reflexión itinerante para su corazón, que recibía la paga por el trabajo de resistir tan inhumano peso, la cárcel. Ya tendría Samuel, sus recorderis diarios para entender lo que venga, esa filial de la Caja de Pandora, en que habrán de convertirse los días por venir de su existencia…                 ( Continuará )

paloma

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

2 comentarios:

Europa Prima dijo...

Porque todo cuanto ocurre está previamente ordenado, de un modo u otro... así debía ser todo cuanto en confesiones une ahora a Samuel y a Lucía, mientras se torna dulce la intriga y continúan abiertas las preguntas, va reparándose su historia con aciertos ya llegarán las respuestas. Espero deseosa más entregas...

VESPASIANO en la alcoba dijo...

Ante una lluvia que será corta y encontrará las ventanas y los postigos bien cerrados, este condumio de dos por dos cedido, tomará paso de vencedor sin ningún obstáculo ya que les ataje...Un ser feliz, como paje será Fabián, que en el medallero del final hará servicio divino y cerrará los parabienes de equipaje....Gracias amor, por la cabal compañía....

Publicar un comentario