lunes, 7 de junio de 2010

DE LA VOCACION A LA ACCION


LAS NECESIDADES DE PRODUCCION, LAS NUEVAS TECNOLOGIAS Y LOS NUEVOS CONFLICTOS SOCIALES

Cuando Gutenberg hizo público el advenimiento de una nueva época para la humanidad con la invención de la imprenta, se refería a esa humanidad que sabía leer y escribir, esa humanidad que moraba en los claustros, esa que no desconocía el ordenamiento astral y que buscaba en los libros originales y las bibliotecas de las universidades la solución de los problemas del hombre. Ese valioso invento alcanzo una mínima parte de la población, que fue sumado a sus otros potenciales y adelanto un progreso determinante en términos de clase social, consecuciones económicas y logros políticos.
Con un ejemplo tan pretérito, podemos ilustrar el tema del progreso tecnológico y su impacto en los nuevos procesos productivos y los viejos conflictos sociales, que bajo esta nueva óptica se convierten en desequilibrios determinantes para la nueva economía política mundial.
La velocidad con la que se fortalecen los discursos defensores del derecho privado que diezman las consecuciones sobre lo público, dejan claro que los dueños de las nuevas riquezas se asocian en virtud de su propio beneficio y no ante el apremio de la necesidad de las personas, que es más el alimento del principio de qué falta, quién paga. La síntesis de los males del mundo, los urgentes y los que nos esperan a la vuelta de la esquina, se convierte en tema de los planificadores sentados en la mesa de las multinacionales, quienes exponen los problemas, las soluciones y el costo que significa una situación mejor para quién financia su trabajo. Entonces, la búsqueda de soluciones tecnológicas a los viejos problemas pasa por entender quien financiará el desarrollo de los pueblos sumidos en el atraso, ¿cómo remolcarán al siglo XX hasta el nuevo siglo?
Ante esta clarísima pregunta, que al instante se convierte en un asunto enigmático, podemos cuestionar además al factor educativo sobre su rol en este asunto. ¿Es la Educación el remedio seguro en el mediano plazo para los problemas económicos de los desfavorecidos o es por el contrario, una especie de revestimiento que impide observar bien el asunto, impidiendo que la dinámica social atine con otras salvaguardas en procura de mejores soluciones al conflicto?
El cientifismo respalda las acciones de quienes obtienen riqueza del statu quo, pues son ellos quienes financian su quehacer. Suena ridículo pensar que van a cambiar las variables que someten a las personas a un presente desafortunado, si quienes son responsables de este gracias a un interés y a un beneficio que aumenta día tras día, provienen de grupos privados que basan su poder en una heredad política, y quienes nos enfrentamos solo poseemos la claridad de nuestras ideas merced a una buena educación. El afán de quienes concretan las ganancias por el control de medios de producción cada vez más modernos va en directa contravía con el cuidado de los gastos, el ahorro y la vigilancia sobre el consumo. La producción de dinero es el sustento de los que han conquistado los métodos y las herramientas para producir dinero, de la misma forma que la producción de información es el logro de quienes obtienen de la información un producto que es el conocimiento. Por ello hay una guerra entre quienes defienden la privatización del conocimiento y aquellos que defienden la premisa de que todo conocimiento conquistado por el hombre debe estar a su alcance, al alcance de los hombres de hoy, la eterna batalla entre la educación pública y la privada, entre los grupos cerrados y el internet.
La transformación que estamos experimentando es descomunal y su perspectiva está llena de incógnitas. La democratización impuesta por la informática es un fenómeno mundial, y tiene alcances en todas las áreas del conocimiento, lo que inscribe a nuestra época y a todos nosotros en un panorama iconoclasta, donde movimientos inmediatos afectan positivamente nuestras vidas, en instantes, pero también pueden sumirnos en un régimen de desaparición social, merced al atraso tecnológico.
Países completos laborando en paupérrimas fábricas produciendo para una multinacional, con sueldos muy bajos, muestran que hay detrás del negocio de la subsistencia, tanto de los ricos como de los pobres. Es el régimen la herramienta obsoleta. El comportamiento de las variables imponderables, nuestra riqueza primigenia, muestra un cansancio en la naturaleza que no es solucionable sin la desmejora de las condiciones actuales de producción. Quizá la educación se divorcie un poco de la formación y en ese llano, un nuevo cientifismo de la sobrevivencia del planeta, aflore y se desarrolle. Aunque no hay demasiados motivos para ser muy positivos.
Quienes a un lado del Ganges, asistían a las jornadas de beneficio de la madre Teresa de Calcuta, esos ricos y acaudalados hombres y mujeres del mundo civilizado de fines del siglo XX, no tenían la más mínima idea de cómo administrar una pobreza como la de Calcuta o la de Haití, sin recurrir a la ignorancia como herencia, la religión como calmante y la política como último recurso. Así que, roguemos por nuevos direccionamientos para los recursos tecnológicos, y no olvidemos, que en este y otros asuntos, las mayorías nunca han tenido la razón.

JOSE IGNACIO RESTREPO ARBELAEZ
Sociólogo Universidad  de Antioquia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada